Día Internacional de la Conservación de Carreteras 2022

El jueves 7 de abril de 2022 se celebra el Día Internacional de la Conservación de Carreteras (IRMD2022) bajo el lema “Conservar las carreteras es preservar el medio ambiente”.

En este ámbito, los profesionales del sector, en el que los Ingenieros Técnicos de Obras Públicas tenemos un importante valor, nos enfrentamos al reto de aunar el equilibrio entre la construcción y conservación de carreteras y el respeto, cuidado y protección del medio ambiente, alineados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030.

La ejecución y explotación de una carretera lleva asociada la superación de un trámite ambiental en aplicación de la legislación vigente, fruto de lo cual se obtiene una Declaración de Impacto Ambiental que obliga a realizar adecuaciones en la vía y a la aplicación de medidas preventivas y correctoras a lo largo de la vida útil de la infraestructura. Todo ello al objeto de lograr una minimización de los impactos ambientales inherentes a la actuación y la protección de los recursos naturales y factores socio-culturales presentes en el ámbito de la actuación.

La carretera es el principal modo de transporte utilizado por viajeros y mercancías como así se refleja en los datos publicados por el Observatorio del Transporte y la Logística en España perteneciente al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, donde se cita, que para el año 2019, el 85% del transporte interurbano de viajeros y el 64% del transporte interior de mercancías se realizaron por carretera.

Este Observatorio analiza tres aspectos concretos de la sostenibilidad ambiental del transporte: la contaminación atmosférica que genera cada modo de transporte, el consumo energético para cada modo y la población expuesta a contaminación acústica. De los estudios realizados se concluye que el modo de transporte que más emisiones de CO2 genera y que más energía consume es la carretera.

Distintos estudios realizados han determinado que la huella de carbono aumenta cuando los vehículos circulan por vías deterioradas. Una mala regularidad superficial del pavimento (IRI) incrementa el consumo de combustible y las emisiones asociadas. Es por ello que mejorar el estado de conservación del pavimento presenta una repercusión positiva desde los puntos de vista económico y ambiental donde también tiene un papel primordial el uso de vehículos de cero emisiones. Por lo tanto, la unión de sinergias entre la industria del automóvil, la conservación de las vías y el empleo de nuevos pavimentos “verdes” contribuyen en la preservación del medio ambiente y en la reducción de las emisiones de CO2 en el transporte por carretera.

irmd2022.jpg